Selcia Perry, 30 años laborando en el Tony Facio

Selcia Perry Smith, cumple en el próximo mes de agosto  tres décadas de laborar como asistente dental en el Hospital Tony Facio de Limón. Y desde hace unos cinco años se asoció a Asocriip, después que Rosita Wilson y Mireya Rojas le hablaron sobre la necesidad de fortalecer este ministerio evangelístico.

Selcia cuenta que el grupo de Asocriip del Tony Facio, ha tomado con mucha seriedad la responsabilidad evangelística encomendada y que desde  tiempo atrás acostumbran a orar en grupo, para pedir dirección de Dios en cada proyecto. También lo hacen en forma individual, cuando el horario no les permite reunirse.

“Hemos entendido que nuestra función como socias es apoyar a doña Mireya  y asesorarla en lo que podamos, de manera que ella no se sienta sola, porque el trabajo que hay que hacer es mucho y requerimos laborar en equipo. Yamileth Cascante y yo, siempre estamos a la orden para darle una mano en todo y ahora nos sentimos muy agradecidas con el Señor por cuanto  según nos contó doña Mireya, dos departamentos nos han solicitado apoyo espiritual y de oración , estos son Emergencias y Neonatología, donde los mismos jefes nos han pedido ayuda”, afirmó Selcia Perry.

Formación de Asocriip y actividades evangelísticas

Recuerda con mucho entusiasmo el Seminario de Solución Salina que se dio en el Hotel Suerre y  valoran todos los esfuerzos que hace Asocriip por contribuir en la formación de los asociados por medio de seminarios, congresos e inclusive los días de ayuno y oración que tradicionalmente se hacen el dos de agosto.

“A nivel local, hace aproximadamente como un año, realizamos una gran actividad en el Hotel Maribú, aquí en Limón, donde invitamos a los jefes de todos los departamentos del Hospital Tony Facio. Esto lo hicimos en el marco del Plan de Rescate de Valores. Llegaron como 50 personas  y  en forma específica parte del objetivo fue que nuestras autoridades tuvieran conciencia de la necesidad de tener a Dios en nuestra institución, porque las cosas salen mejor cuando nos encomendamos al Altísimo. Creo que logramos el cometido, ellos salieron contentos y nosotros muy agradecidos con el Señor por su respaldo”, acotó doña Selcia.

Dijo que el Comité de Asocriip de este hospital tiene un chat, donde constantemente se mandan reflexiones e información sobre los planes de cada mes.

“En octubre próximo tendremos una nueva actividad evangelística en la explanada del hospital, igual que lo hicimos el año pasado, así que desde ya estamos orando para que Dios nos guíe y todo nos salga bien, pero en especial que la Palabra llegue al necesitado”, indicó Perry.

Enfatizó que la labor que realiza el grupo de apoyo es excelente y que en el caso de este nosocomio, este equipo humano es muy fuerte, de manera que todos los viernes a las dos de la tarde se dividen para atender las diferentes áreas donde están los pacientes.

Familia y ministerio

Selcia, quien está casada con Leslie Jiménez, es madre de dos hijos, (una pareja) a quienes han procurado criar en los valores y principios cristianos desde niños.

“Lo que uno aprende en la infancia es fundamental, como dice la Palabra que criemos a nuestros hijos en sus caminos  y cuando fueren adultos no se apartarán de ella. Yo personalmente soy un testimonio de eso, por cuanto mi abuelita Eugenia Perry nos llevaba a la escuela dominical de la iglesia de Dios de la Profecía, congregación a la cual todavía pertenecemos”, dijo Selcia.

Ella colabora de lleno con esta denominación no solo a nivel local, sino en forma nacional, ya que ha ocupado diversos puestos de servicio para toda la nación.

Todavía hasta setiembre del  año anterior y por un lapso de ocho años, era la Directora del Ministerio de Damas a nivel nacional de esta organización,  participando en retiros, jornadas y cumbres, no solo en Costa Rica, sino también en Centro América. Actualmente fue nombrada Directora del Ministerio Servicio Social para todo el país.

Doña Selcia aprovechó la oportunidad para agradecer a sus pastores  Armando Junes y su esposa Andrea García, por su  labor tan esmerada en el pastoreo de la iglesia local y por la abnegación en el  servicio del Señor.

“Mucho de lo que yo soy y de mi crecimiento espiritual, así como el conocimiento de la Palabra de Dios, se lo debo a ellos, así como a otros pastores que han colaborado en nuestra congregación”, enfatizó.