Doctor Juan Bautista Barahona, 35 años en el Max Peralta

El doctor Juan Bautista Barahona Brenes, está jubilado hace siete años, después de 35 de laborar en el Hospital Max Peralta y en el Área de Salud  de Cartago.

Luego de algún tiempo de trabajar en medicina interna, decidió viajar a Brasil para obtener una especialidad en infectología, en un tiempo en que había pocos profesionales en este campo, en el país.

Recibió a Jesús en un culto de Asocriip

Don Juan Bautista todavía tiene en su memoria la fecha en que entregó su vida a Jesucristo, fue el 14 de setiembre de 1984.

“Estaba pasando una situación personal muy difícil y un compañero del Max Peralta me invitó a una reunión de Asocriip en el Hospital México, recuerdo que predicó doña Gloria Rodríguez y el mensaje de la Palabra impactó mi vida y pasé adelante a recibir al Señor en mi corazón, fue un día memorable ”, enfatiza el doctor Barahona.

Posteriormente comenzó a congregarse en la iglesia Manantial de Vida Eterna, luego en el Ministerio Vida y los últimos 17 años se congrega en  Oasis de Amor, que está en San Blas. Todas ubicadas en Cartago.

En la directiva de Asocriip en el Max Peralta

Muy pronto fue llamado por la doctora Maureen Moulton, coordinadora de Asocriip en el Hospital Max Peralta, para que se involucrara en el directorio de Asocriip, de este centro hospitalario.

En esta junta directiva colaboró por muchos años, hasta que se pensionó. Pero no ha dejado de servir con los grupos de apoyo de este nosocomio.

Asocriip es una bendición

Con base en su propia experiencia de haber aceptado a Jesús en un culto de Asocriip, el doctor Barahona Brenes insiste en que Asocriip es un ministerio que se debe fortalecer no solo económicamente, sino en el plano espiritual.

“Hay que tomar en cuenta que las personas que trabajan en el área de salud son muy vulnerables, no solo al estar expuestas a algún tipo de contagio, sino que desde el punto de vista espiritual hay mucho bombardeo de pecado, por eso es que Asocriip cumple una función de ser una plataforma para el personal de servicio y por supuesto es un ‘salvavidas’ para los pacientes que normalmente están muy sensibles por su enfermedad y en ocasiones por el diagnóstico recibido. En nuestra experiencia vimos personas enfermas que recibieron al Señor y que luego murieron. La realidad es que  guiarlos a entregar su vida a Dios es todo un privilegio, pero también en otros casos, el Espíritu Santo los sana, aquí es donde  hay que comprender que Dios es soberano”, dice don Juan Bautista.

Para este profesional médico, Asocriip es una institución que Dios la ha puesto dentro de los servicios hospitalarios,  para restaurar valores éticos y cristianos en los usuarios.