El pasado 23 de enero partió a la presencia del Señor doña Adela Hernández Sánchez, una servidora del Señor que colaboró con el grupo de apoyo del Hospital México, durante aproximadamente 10 años.

La “Hermana Adela”, como le decían cariñosamente los miembros del grupo del México, era una mujer fiel que disfrutaba mucho llevar almas a los pies de Cristo, o lo que es lo mismo, fue una verdadera evangelista, no de multitudes, ni tampoco de radio o televisión, pero si de esas personas que le hablan de Dios a todos los que se encuentran.

Esa misma tarea, la hacía cada vez que iba a visitar los pacientes a ese nosocomio y cuando lograba que alguien le entregara su vida a Jesús, ella se alegraba mucho.

Doña Adela tenía 69 años de edad y estaba casada con don Julio César Paiba. Juntos procrearon a María, Julio, Ivette y Allan.  Familia que por años ha asistido a la iglesia Pasión por las Almas.

Esta sierva de Dios, quien padecía de diabetes y de presión alta, ingresó al Hospital San Juan de Dios el tres de enero y el diagnóstico dado el 23, fecha de su deceso, fue un infarto.

Doña Flor Marina Monge, coordinadora del grupo de Asocriip del México, expresó sus más sentidas condolencias por la ausencia de doña Adela, quien era muy querida y respetada por los otros integrantes.

“Hemos sentido su partida y nos va a hacer mucha falta, ella era una mujer de fe y solidez en la Palabra y siempre tenía un mensaje de ánimo para todos, en momentos difíciles”, expresó a Noti-Asocriip.

Los miembros de la Junta Directiva de Asocriip envían por este medio, la mayor de las solidaridades, un abrazo fraternal a la distancia y sus oraciones de apoyo, para la familia Hernández-Paiba, deseándoles que el Señor les de fortaleza en estos momentos de dolor.