Joyce Meyer/

Con frecuencia experimentamos mucha decepción, lo cual es un obstáculo para el gozo y el disfrute, debido a que decidimos por nosotros mismos que algo tiene que ser hecho en cierta manera o en cierto momento.

“No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad”. Hechos 1:7

Con frecuencia experimentamos mucha decepción, lo cual es un obstáculo para el gozo y el disfrute, debido a que decidimos por nosotros mismos que algo tiene que ser hecho en cierta manera o en cierto momento.

Cuando queremos algo con tanta fuerza, podemos convencernos a nosotros mismos fácilmente de que es la voluntad de Dios para nosotros que lo tengamos cuando queremos en la manera en que lo queremos.

Siempre creo y oro por cosas

Soy una persona enfocada en metas y siempre necesito algo que esperar. Hace muchos años, batallaba con la frustración cuando las cosas no sucedían en la manera que debían hacerlo. Trataba de usar mi fe para obtener lo que quería.

Cuando eso no llegaba a tiempo, sentía que mi fe era débil o que el enemigo estaba bloqueando mi bendición.

Ahora, después de muchos años de experiencia caminando de cerca con Dios, sé que puedo y debo usar mi fe, pero Dios tiene un tiempo establecido.

“Cuando fuere tiempo” (1 Pedro 5:6); “Al tiempo señalado” (Génesis 18:14); “Cuando vino el cumplimiento del tiempo” (Gálatas 4:4); esto es lo que dice la Biblia con respecto al tiempo de Dios. Jesús mismo aclaró que no nos toca saber cuáles son esos tiempos.

Permanecer expectante cada día, confiando en Dios para hacer que sucedan sus planes sin importar lo mucho que tarde, es una de las cosas que nos mantendrá a usted y a mí fluyendo con gozo.

Cuando una mujer embarazada está esperando dar a luz a su hijo, la gente dice que está “esperando”. Estoy segura de la mayoría de nosotros estamos esperando. Sé que yo estoy esperando.

Hay cosas que Dios me ha dicho—cosas que ha puesto en mi corazón—que todavía no experimento. Algunas de ellas han estado allí por unos quince o dieciséis años. Otras cosas que puso en mi corazón en la misma época ya han sucedido.

Solía estar confundida por esto. Ahora, ya no estoy confundida, estoy esperando. Mi tiempo puede venir en cualquier momento, cualquier día; incluso probablemente hoy. Y también el suyo.