Científicamente comprobado, la fe es clave para que las personas recuperan su salud.