Manuel Solano Ramos, es un pastor y evangelista quien fundó dos iglesias en Toluca, México, el nombre de ambas es “Pura Vida en Cristo Jesús”.

Él regresó a Costa Rica, luego de estar dos años en ese país y narró a Noti-Asocriip, su experiencia de haber colaborado con un grupo de apoyo a hospitales de esa zona donde residió.

“En Toluca, no solo visitaba a los pacientes, sino que les dábamos asistencia a los familiares que esperaban afuera. Lo que pasa es que el sistema social de México es muy diferente al nuestro, aquí llegamos a emergencias y si los médicos deciden internar a un familiar, uno se va para la casa, porque sabe que la CCSS atenderá al enfermo, suministrándole medicamentos y alimentación. Allá, debido a la enorme cantidad de población y las limitaciones económicas de la institución que vela por la salud, se obliga a los familiares a que estén atentos a las necesidades del paciente, pero por falta de espacio, la gente tiene que esperar afuera, turnarse de día y de noche, con lluvia o sol”, dice Manuel.

Él recuerda que por medio de un grupo llamado “Talita Cumi”, llevaban hasta 300 tortas (sándwich) y dos garrafones de fresco, para alimentar a las personas que estaban afuera.

“Esto era una forma de dar testimonio y en algún momento aprovechábamos para llevarles una palabra de consuelo y de esperanza”, comentó este evangelista.

Afirma, que toda su experiencia ahora la está poniendo a disposición del grupo de oración del Hospital Calderón Guardia, al cual está apoyando desde hace algunos meses.

Manuel Solano, dijo que en la actualidad también  predica en la “zona roja” y en algunos parques de San José.