Irene Matamoros, comenzó a laborar en el Hospital Calderón Guardia hace 21 años e inmediatamente se asoció a Asocriip, cuando alguien le habló de la existencia de esta Asociación.

“Una circunstancia familiar me hizo llegar a los “pies” del Señor, encontré un refugio en Él, un consuelo y mucha paz, por lo tanto, vivo muy agradecida con Dios por todo lo que ha hecho en mi vida y si uno puede contribuir un poquito con el sostenimiento de Asocriip, para realizar esta labor evangelística… realmente es un privilegio”, expresó Irene Matamoros, a Noti-Asocriip.

Irene, comentó que por motivos de su horario de trabajo, ella no puede asistir a las reuniones de oración y evangelismo, pero que en varias ocasiones le ha correspondido pasar cerca del salón donde se realiza la actividad.

“He visto con que pasión ellos hacen este trabajo, de verdad que es un llamado digno de elogiar y oramos para que Dios los respalde y les de fuerza, sabiduría y unción, porque es una labor dura”, dijo Irene.

Agregó que  para ella, la fe cumple un papel demasiado importante en la restauración de la salud, por eso, llevarle un poco de ánimo y esperanza a los pacientes, es algo  muy relevante.

Irene, quien es madre de dos hijos, Alejandra y César Andrés, dijo que nivel familiar  está viviendo una etapa muy feliz por la oportunidad que Dios le ha dado de compartir el cariño no solo de sus hijos, sino también de Valentina, su pequeña nieta.