La Junta Directiva de Asocriip apoyó la iniciativa de clamor que propusieron funcionarios de la gerencia de la CCSS, la cual se realizó el viernes 10 de julio a eso de las siete y treinta de la noche, vía zoom.

Aunque a última hora hubo problemas técnicos de parte de los organizadores, por lo cual se cambió la dirección de zoom y no se le pudo avisar a todos, en realidad hubo una gran asistencia y fue un tiempo de mucha bendición.

El proyecto se promocionó como “Noche de oración, ánimo y reflexión”, donde el orador de fondo fue el doctor Greg Smith de InStep International, una organización norteamericana sin fines de lucro, con sede en Atlanta.

También se contó, con la participación de los salmistas Rodrigo y Guisselle Montero, quienes no solo tuvieron un hermoso tiempo de adoración, sino que se encargaron de mantener música de fondo durante el lapso de ministración de la Palabra y el clamor.

Después de la predicación, el pastor José Palma, coordinador de la parte técnica, fue dando la palabra a diversas personas que oraron por aspectos ya designados, como el personal de la CCSS, la erradicación del Covid-19, la situación económica y social del país, entre otras áreas.

Los esposos Rigo y Guisselle Montero, compartieron su música durante la actividad.

La enseñanza en síntesis

Después de saludar a su auditorio virtual, el doctor Greg Smith recalcó su cariño por Costa Rica, país en el que ha realizado cerca de 120 esfuerzos evangelísticos de frontera a frontera.

Posteriormente inició el tema, titulado “Anímate, Dios nos ayudará otra vez”.

“He notado que es fácil perder el gozo y entrar en el desánimo, sobre todo cuando estamos en situaciones difíciles y este tiempo de pandemia es una de esas crisis que afectan al país, nuestra comunidad, la familia y a nosotros en lo personal”, dijo el predicador.

Pero aclaró, que parte del secreto es no poner la mirada en la situación adversa, sino en el gozo que es nuestra fortaleza, una frase que conocen muy bien los creyentes.

Advirtió que esta no es la única pandemia que ha vivido la humanidad, mencionando algunas otras, pero que en todas Dios nos ha ayudado.

Recordó que durante uno de sus viajes en grupo a Costa Rica, 40 de sus misioneros tuvieron problemas estomacales, lo cual impidió que salieran de sus habitaciones durante dos días consecutivos.

Dijo, que trabajó muy fuerte para ayudarles a restablecer la salud y que durante ese lapso, se sintió agotado emocional, física y mentalmente, por lo cual tuvo que luchar muy duro contra el desánimo.

“Algo que he aprendido en mis últimos 40 años, es que las decepciones y crisis nos vienen en cualquier momento en nuestra vida, pero que el desánimo es una elección.

Las desilusiones son parte de nuestra vida, suceden repentinamente, pero el estar desanimados por esas situaciones, es algo que uno escoge, decidimos desanimarnos o  cambiar de actitud”, enfatizó el doctor Greg.

Agregó, que el desánimo es lo opuesto al coraje y si nos dejamos llevar por este sentimiento, pronto podemos perder la esperanza, la motivación de luchar y eso es peligroso, porque en tal situación estamos muy próximos a caer en una depresión.

“Pero hoy les tengo buenas noticias, en la Biblia el concepto de ‘no desanimarse’, se interpreta no como una sugerencia, sino como un mandamiento, fue exactamente lo que Dios le dijo a Josué: ‘esfuérzate y se valiente’, en el fondo el mensaje es ‘te doy la orden de no desanimarte’, porque vendrán muchas circunstancias en contra. Pero  a la vez es un mandamiento con promesa, el Señor le estaba diciendo a Josué, yo no te abandonaré, donde quiera que estés siempre estaré contigo”, acotó.

Recordó también el caso del apóstol Pablo, que sufrió persecución, castigos y hasta cárcel, pero su mirada estaba en el premio final, por cuanto quería escuchar la voz de su Señor deciéndole ‘buen siervo, entra al gozo de tu Señor, has sido fiel’.

El Dr. Greg Smith, tuvo a cargo el consejo de la Palabra.

Sobre el desánimo

El doctor Greg Smith, explicó algunos aspectos prácticos sobre el desánimo.

En primer lugar, tener en cuenta que el desánimo le llega a todo ser humano, sin importar la edad, profesión, segmento social, ni raza.

En segundo aspecto, considerar que el desánimo se puede vencer con la ayuda del Espíritu Santo, por cuanto la gracia de Dios que mora en nosotros nos da una ventaja que no tiene el mundo.

Lo tercero, es que cuando usted se siente desanimado, debe buscar a otra persona para compartir sus sentimientos, a veces alguien tiene una perspectiva diferente y nos puede ayudar.

Acotó que, Pablo tenía el apoyo de Bernabé que era su consejero. Y Timoteo a Pablo, para situaciones complejas, cuando requería su ayuda.

Explicó, que todos necesitamos de alguien para echar nuestras cargas, pero fundamentalmente a Jesús que dijo “venid a mi todos los que están cargados y cansados que yo les haré descansar”.

A Raúl Gómez, vicepresidente de Asocriip, le correspondió un segmento de oración. Lo acompaña Flor, su esposa.

Más que un trabajo… un llamado

Este pastor hizo una reflexión especial para todos los trabajadores del área de la salud, instándoles a que vean su labor, no como una profesión obtenida producto de un esfuerzo universitario, sino como un llamado que Dios les ha hecho a contribuir en la recuperación de la salud del prójimo.

“La verdad es que nada extraordinario es fácil y ustedes son gente extraordinaria, que han sido llamados por el Señor para una tarea muy específica, que es la curación de la gente. Dicho de otra forma,  están asociados con Dios en un mismo proyecto, así que nuestra esperanza nos dice, que el futuro, será mejor que el presente”, señaló el doctor Greg, quien terminó haciendo una oración por todos los que estuvieron participando en este tiempo de clamor.

Don Gonzalo Carranza, ex presidente de Asocriip, fue invitado también a participar en esta iniciativa.